domingo, 30 de julio de 2017

IMAGENES DE LA OFRENDA FLORAL A FERNANDO GUANARTEME EL PASADO 24 DE JULIO


EL ALCALDE DE  GALDAR D. TEODORO  SOSA MONZON Y EL PRESIDENTE DEL INSTITUTO CANARIO DE ESTUDIOS HISTORICOS REY FERNANDO GUANARTEME
D. LUIS GRISTOBAL GARCIA  CORREA Y GOMEZ
EN EL MOMENTO DE LA OFRENDA 
ANTE LA ESCULTURA DE  FERMANDO GUANARTEME
EL ULTIMO REY CANARIO


viernes, 28 de julio de 2017

GRABACION DEL ACTO DEL PASADO 24 DE JULIO EN GALDAR


A cargo del licenciado e historiador
D. Rafael  Rodriguez de  Castro
Titulo
Los Guanartemes  canarios y el Mencey de Anaga:
semblanza de  unos caminos convergentes

domingo, 9 de julio de 2017

LES INVITAMOS AL CAPITULO EXTRAORDINARIO EL 24 DE JULIO EN GÁLDAR

El Instituto Canario de Estudios Históricos Rey Fernando Guanarteme
y en su nombre
el Presidente Luis Cristóbal García-Correa y Gómez,

Tiene el honor de invitarle al Capítulo Extraordinario de Santiago, que tendrá lugar en el Teatro Consistorial de la Real Ciudad de Gáldar el próximo lunes, 24 de los corrientes, a las 20 horas.
La Lección Histórica estará a cargo del Licenciado e Historiador, Don Rafael Rodríguez de Castro, que versará sobre “Los Guanartemes canarios y el Mencey de Abona: semblanza de unos caminos convergentes”.
A su término se realizará la tradicional ofrenda floral ante el monumento dedicado a Don Fernando Guanarteme.

Julio 2017



viernes, 23 de junio de 2017

NUESTRO NUEVO PRESIDENTE DON LUIS GRISTOBAL GARCIA CORREA Y GOMEZ

El pasado  jueves  22 de junio en  junta extraordinaria 
en nuestra sede social en la plaza de Santo Domingo
 Se  acordó nombrar  a D. Luis  Cristóbal García  Correa y Gómez
 Presidente del  Instituto Canario de Estudios Históricos
Rey Fernando Guanarteme
-------------------------------------------------------------------------------------




jueves, 30 de marzo de 2017

Fallece a los 97 años Antonio de Bèthencourt Massieu, figura esencial de la historiografía en Canarias y los estudios atlánticos

30mar2017
Antonio de Bèthencourt Massieu, uno de los más importantes historiadores de Canarias, ha fallecido hoy, 30 de marzo, en Las Palmas de Gran Canaria a la edad de 97 años. El investigador fue -entre otros muchos méritos- una figura clave a la hora de entender el papel de las Islas Canarias en la Historia atlántica.
El historiador, Hijo Predilecto de Gran Canaria, plasmó esta vertiente atlantista desde el año 2003 como codirector junto a su fundador, Antonio Rumeu de Armas, del ‘Anuario de Estudios Atlánticos’ de la Casa de Colón, centro con el que mantuvo una estrecha vinculación y al que permanecerá unida por siempre su memoria. A partir de 2006 se encargó en solitario de la dirección de la emblemática publicación. 
Se despedirá de este modo a un erudito que forma parte junto a Francisco Morales Padrón y Antonio Rumeu de Armas de una tripleta esencial de investigadores que desarrollaron su vida académica fuera de las Islas pero que se convirtieron, sin embargo, en piezas imprescindibles del estudio de la Historia insular, al tiempo que otorgaron una nueva dimensión a diversas instituciones canarias, entre ellas la Casa de Colón.
El Consejero de Cultura del Cabildo de Gran Canaria, Carlos Ruiz, ha lamentado la desaparición del historiador canario, “quien incesantemente con su trabajo y erudición se erige como uno de los que más luz ha arrojado sobre la historia atlántica de Canarias. Con su magisterio,  la rica trayectoria de sus estudios y aportaciones, Bèthencourt Massieu supo ubicar de manera estratégica a las Islas en el contexto de la historiografía moderna, así como señalar su notable y fundamental protagonismo en la construcción del Nuevo Mundo”. Ruiz recuerda asimismo  “la labor decisiva que realizó el profesor en las últimas décadas en el contexto de la dirección del Anuario de Estudios Atlánticos, revista con la que la Casa de Colón se sitúa entre las instituciones de referencia internacional en los estudios de investigación sobre la historia que ha compartido Canarias con el continente americano”.
“Antonio de Bèthencourt ha sido uno de los padres indiscutibles de la historiografía de Canarias y la Casa de Colón era su hogar y él nuestra bandera”, manifiesta su directora, Elena Acosta, que lamenta la pérdida de “un ser excepcional” en el terreno personal y académico.
La labor investigadora de Antonio de Bèthencourt Massieu se centró en las relaciones internacionales de España, particularmente con América y el Atlántico, y en la historia económica y social de las Islas Canarias. El historiador, nacido en Las Palmas de Gran Canaria el 16 de noviembre de 1919, participó también en la creación de la Fundación Española de Historia Moderna.
Doctor Honoris Causa por la UNED y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, es Hijo Predilecto de Las Palmas de Gran Canaria, Medalla de Oro de la Universidad de La Laguna, Premio Canarias de Acervo Histórico (1992) y fue presidente de la Academia Canaria de la Historia.
El catedrático seguía acudiendo a diario hasta hace apenas unas semanas a la  Casa de Colón. En el acceso a este espacio se encuentra además el busto elaborado por el artista Teo Mesa, un homenaje del escultor descubierto en mayo del pasado año y que esculpe en bronce el vínculo eterno entre Antonio Bèthéncourt y dicho centro, al que consideraba “un lugar único”.  

“Amor y trabajo incansable” por su tierra
Su jubilación en 1988 puso fin a un periplo docente que incluyó una etapa como rector de la Universidad de La Laguna entre 1974 y 1979 y como catedrático de la UNED en Madrid antes de regresar a Las Palmas de Gran Canaria para volcar en su ciudad natal sus inmensos conocimientos y su pasión por Canarias.
Fue entonces cuando la Casa de Colón se convirtió también en la casa de Antonio de Bèthencourt al frente del ‘Anuario de Estudios Atlánticos’, publicación concebida por Antonio Rumeu de Armas en 1955 y que se ha consolidado como la publicación periódica de carácter científico más importante de Canarias y en herramienta imprescindible para la investigación de las Islas en el marco atlántico.
Bèthencourt se mantuvo fiel al espíritu del ‘Anuario de Estudios Atlánticos’ tal y como fue ideado por  Rumeu de Armas y supo modernizar la publicación para mantener su papel como referencia absoluta en su ámbito de conocimiento.
El tesón propio de este explorador infatigable de los caminos de la Historia de Canarias y el Atlántico se manifestó igualmente en su trabajo al frente del Seminario de Humanidades ‘Agustín Millares Carlo’ de la UNED, que atesora actualmente más de 285.000 fichas con referencias bibliográficas que integran a su vez la Base de Datos de la Cátedra de Estudios Atlánticos Doctor Antonio de Bèthencourt Massieu de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. 
Hoy, tras el adiós definitivo de este maestro de historiadores, cobran mayor valor las palabras que el propio Bèthencourt pronunció en la Casa de Colón cuando se presentó el busto en su honor. “El que tiene amor por su tierra trabaja incansablemente y cuando se marche, se irá satisfecho, porque habrá hecho una gran cosa por ella”, manifestó aquel 13 de mayo de 2016.
http://www.casadecolon.com/-/noticia-fallece-a-los-97-anos-antonio-de-bethencourt-massieu-figura-esencial-de-la-historiografia-en-canarias-y-los-estudios-atlánticos


Fallece Antonio de Béthencourt Massieu, figura esencial de la historiografía en Canarias

Nacido en Las Palmas de Gran Canaria el 16 de noviembre de 1919, fue Premio Canarias de Acervo Histórico, Doctor Honoris Causa de la UNED y la ULPGC e Hijo Predilecto de su ciudad natal, entre otros muchos méritos
Será velado desde este jueves a las 18.00 horas en la Finca Salvago, desde donde será conducido este viernes a las 17.00 hasta el cementerio de Las Palmas


Antonio de Béthencourt Massieu, uno de los historiadores más importantes de Canarias, ha fallecido este jueves en Las Palmas de Gran Canaria a la edad de 97 años. El investigador fue, entre otros muchos méritos, una figura clave a la hora de entender el papel de las Islas Canarias en la Historia atlántica.
La capilla ardiente del historiador quedará abierta este jueves a las 18.00 horas en la Finca Salvago, a la que se accede por la Urbanización Zurbarán, desde donde será conducido el cadáver este viernes a las 17.00 horas hasta el cementerio de Las Palmas en Vegueta, donde recibirá sepultura. El funeral será en la Catedral viernes 17 de abril a las 19.00 horas.

Plasmó esta vertiente atlantista desde el año 2003 como codirector junto a su fundador, Antonio Rumeu de Armas, del Anuario de Estudios Atlánticos de la Casa de Colón, centro con el que mantuvo una estrecha vinculación. A partir de 2006 se encargó en solitario de la dirección de la emblemática publicación. 
Fue un erudito que forma parte junto a Francisco Morales Padrón y Antonio Rumeu de Armas de una tripleta esencial de investigadores que desarrollaron su vida académica fuera de las Islas pero que se convirtieron, sin embargo, en piezas imprescindibles del estudio de la Historia insular, al tiempo que otorgaron una nueva dimensión a diversas instituciones canarias, entre ellas la Casa de Colón.
El Consejero de Cultura del Cabildo de Gran Canaria, Carlos Ruiz, ha lamentado este jueves el fallecimiento del historiador canario, “quien incesantemente con su trabajo y erudición se erige como uno de los que más luz ha arrojado sobre la historia atlántica de Canarias. Con su magisterio, la rica trayectoria de sus estudios y aportaciones, Béthencourt Massieu supo ubicar de manera estratégica a las Islas en el contexto de la historiografía moderna, así como señalar su notable y fundamental protagonismo en la construcción del Nuevo Mundo”.
Ruiz recuerda “la labor decisiva que realizó el profesor en las últimas décadas en el contexto de la dirección del Anuario de Estudios Atlánticos, revista con la que la Casa de Colón se sitúa entre las instituciones de referencia internacional en los estudios de investigación sobre la historia que ha compartido Canarias con el continente americano”. 
“Antonio de Béthencourt ha sido uno de los padres indiscutibles de la historiografía de Canarias y la Casa de Colón era su hogar y él nuestra bandera”, manifiesta su directora, Elena Acosta, que lamenta la pérdida de “un ser excepcional” en el terreno personal y académico.
La labor investigadora de Antonio de Béthencourt Massieu se centró en las relaciones internacionales de España, particularmente con América y el Atlántico, y en la historia económica y social de las Islas Canarias. El historiador, nacido en Las Palmas de Gran Canaria el 16 de noviembre de 1919, participó también en la creación de la Fundación Española de Historia Moderna.
Doctor Honoris Causa por la UNED y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, es Hijo Predilecto de Las Palmas de Gran Canaria, Medalla de Oro de la Universidad de La Laguna, Premio Canarias de Acervo Histórico (1992) y fue presidente de la Academia Canaria de la Historia.
El catedrático seguía acudiendo a diario hasta hace apenas unas semanas a la  Casa de Colón. En el acceso a este espacio se encuentra además el busto elaborado por el artista Teo Mesa, un homenaje del escultor descubierto en mayo del pasado año y que esculpe en bronce el vínculo eterno entre Antonio Bèthéncourt y dicho centro, al que consideraba “un lugar único”.  
“Amor y trabajo incansable” por su tierra
Su jubilación en 1988 puso fin a un periplo docente que incluyó una etapa como rector de la Universidad de La Laguna entre 1974 y 1979 y como catedrático de la UNED en Madrid antes de regresar a Las Palmas de Gran Canaria para volcar en su ciudad natal sus inmensos conocimientos y su pasión por Canarias.
La Casa de Colón se convirtió también en la casa de Antonio de Béthencourt al frente del Anuario de Estudios Atlánticos, publicación concebida por Antonio Rumeu de Armas en 1955 y que se ha consolidado como la publicación periódica de carácter científico más importante de Canarias y en herramienta imprescindible para la investigación de las Islas en el marco atlántico.
Béthencourt se mantuvo fiel al espíritu del Anuario de Estudios Atlánticos tal y como fue ideado por Rumeu de Armas y supo modernizar la publicación para mantener su papel como referencia absoluta en su ámbito de conocimiento 
El tesón propio de este explorador infatigable de los caminos de la Historia de Canarias y el Atlántico se manifestó igualmente en su trabajo al frente del Seminario de Humanidades Agustín Millares Carlo de la UNED, que atesora actualmente más de 285.000 fichas con referencias bibliográficas que integran a su vez la Base de Datos de la Cátedra de Estudios Atlánticos Doctor Antonio de Béthencourt Massieu de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. 
EL cabildo destaca que, tras el adiós definitivo de este maestro de historiadores, cobran mayor valor las palabras que el propio Béthencourt pronunció en la Casa de Colón cuando se presentó el busto en su honor. “El que tiene amor por su tierra trabaja incansablemente y cuando se marche, se irá satisfecho, porque habrá hecho una gran cosa por ella”, manifestó aquel 13 de mayo de 2016.

miércoles, 27 de julio de 2016

VIDEO DEL CAPITULO EXTRAORDINARIO REY FERNANDO GUANARTEME 2016


 
Publicado el 26 jul. 2016
LECCIÓN HISTÓRICA Y OFRENDA FLORAL AL REY DE CANARIAS, TENESOR SEMIDÁN POR EL INSTITUTO CANARIO DE ESTUDIOS HISTORICOS "REY FERNANDO GUANARTEME" POR EL ILMO. SR. ALCALDE DEL EXCMO. AYUNTAMIENTO DE GÁLDAR. GRAN CANARIA.ESPAÑA.

martes, 29 de marzo de 2016

90 Minutos - Búsqueda de los restos de Fernando Guanarteme


 
 
 
Publicado el 29 mar. 2016
Reportaje sobre la búsqueda de los restos de Fernando Guanarteme o Tenesor Semidán, último rey aborigen de Gran Canaria

domingo, 26 de julio de 2015

CAPITULO EXTRAORDINARIO DE SANTIAGO 2015

La lectura histórica en esta edición sobre los aspectos patrimoniales de la Ciudad de Gáldar y corrió  a cargo de D. José Concepción Rodríguez, profesor de la ULPGC y doctor en Historia del Arte.

sábado, 26 de julio de 2014

CAPITULO EXTRAORDINARIO DE SANTIAGO 2014


Capítulo Extraordinario del Instituto Canario de Estudios Históricos "Rey Fernando Guanarteme" La lectura histórica sobre "Los Viajes de Tenesor a la Corte de los Reyes Católicos", a cargo de D. Faneque Hernández Bautista, Inspector de Educación y catedrático de Historia. A continuación, recorrido histórico, que partiendo de las Casas Consistoriales se dirigirá a la Plaza de los Heredamientos con Ofrenda Floral al Rey de Canarias, Tenesor Semidán. En el Teatro Consistorial de Gáldar.

jueves, 3 de julio de 2014

Sede histórica del Instituto Fernando Guanarteme

miguel rodríguez díaz de quintana
02.07.2014 | 02:10

Domingo. | juan carlos castro
El 14 de abril de 1986 fue autorizada la inscripción del Instituto Canario de Estudios Históricos Rey Fernando Guanarteme. La elección del nombre de nuestro régulo para timbrar la sociedad no obedecía exclusivamente para dedicarnos a mantener su memoria. Con esta fundación se ha querido poner especial énfasis en la conservación y estudio de las tradiciones históricas, genealógicas y culturales de los antiguos habitantes de las Islas; defender y fomentar las investigaciones con el análisis crítico de fuentes. Buscaba también la creada sociedad con la nueva tecnología a su alcance, actualizar, complementar y corregir las disciplinas históricas y sociológicas tan llenas aún de errores para proporcionar el rigor metodológico con claridad expositiva. Uno de sus fines prioritarios es el de rescatar del olvido a la antigua población prehispánica superviviente, tan envuelta en equívocas leyendas. En definitiva, la máxima aspiración de nuestra entidad es reflejar de modo fiel las antiguas tradiciones y contribuir a mejorar las enseñanzas científicas a través de sus específicas investigaciones. El conjunto de todas estas pretensiones hizo sugerir que la creada institución llevase el nombre del discutido rey isleño.

Fue propósito desde los inicios la publicación de una revista semestral de exclusivo ámbito regional, logro que durante los primeros años se pudo materializar. Nunca pensamos que la modesta edición alcanzase en tan corto espacio de tiempo gran interés en numerosas bibliotecas de la cultura occidental, ya que fue demandada desde los archivos del Centro de Historia Familiar de los Estados Unidos para incluir nuestros textos genealógicos en los millones de microfilmes que los Mormones de la iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos días proporcionan a los interesados de todo el mundo. También nuestra publicación despertó interés en la Universidad de Zimbawe, y en estudiosos de Austria, Andorra, Luxemburgo, Escocia, Irlanda, Liechtenstein, Venezuela, Italia, Bélgica, Colombia, Hungría, Holanda, Finlandia, Dinamarca, Canadá y Argentina, mereciendo especial mención que nuestros textos se encuentra en los anaqueles de la biblioteca de la Pontificia Academia Tiberina de Roma. Como es lógico, nuestras publicaciones también se encuentran en las estanterías de El Museo Canario.

Una vez más, se ha puesto de manifiesto que la temática genealógica despierta interés en las sociedades que también tratan este apasionante tema auxiliar de la Historia. Y Canarias, por ser el origen y raíz de gran parte de la población hispanoamericana, contribuye a que se busquen en nuestras revistas los antecedentes e informaciones familiares.

Una serie de circunstancias obvias limitó nuestra actividad. Si bien nunca se ha dejado de celebrar anualmente un capítulo extraordinario en la ciudad de Gáldar, por cuya tribuna han pasado los más acreditados historiadores de las Islas, la falta de la tan deseada sede social dificultaba la realización de nuestros cursos y programas.

Y, al fin, ha llegado la sede, casa que es para nosotros una gran satisfacción presentarla oficialmente. Y nos satisface por encontrarnos en un inmueble cargado de historia y de acontecimientos singulares.

Aunque consideramos que no es el momento más oportuno para desgranar las excelencias del inmueble, también pensamos que es lógico que tracemos una breve síntesis de la sede que desde ahora nos acoge.

Si se quisiera historiar cualquier edificio del casco de Vegueta, por muy insignificante que este fuera, sin duda que encontraríamos relatos notables y sorprendentes. No en vano el barrio se asienta en el primer poblamiento hispano de la Isla.

Esta casa, y gracias al inmueble colindante, pared con pared, llamada del señorío de la Vega Grande de Guadalupe, hemos podido reunir información hasta los mismo albores de la contienda grancanaria. El primer propietario conocido de esta edificación fue el bachiller conquistador Pedro de Valdés, teniente gobernador de Lope de Sosa y sobrino del celebre adelantado Alonso Fernández de Lugo. En una escritura de reconocimiento de deuda fechada en 1535 la casa vecina quedaba sujeta a la garantía de un pago que sus propietarios ajustan con el mercader genovés Damián de Azuaje. Por circunstancias que desconocemos, el comerciante ligur acredita posteriormente ser propietario de aquella finca, la cual, su hija, nieta y bisnieta la llevarán en dote, contrayendo ésta última matrimonio con Alejandro de Amoreto. Desde aquellas pretéritas fechas del siglo XVI ha quedado dentro de la familia que ostentó el título de señores de la Vega Grande de Guadalupe, hoy convertido en dignidad condal.

En cuanto a la vivienda que tratamos fue transmitiéndose por transacciones de compraventa a diferentes propietarios de todo tipo y condición. En el siglo XVII perteneció a la familia del mercader, también de origen genovés, Juan Tomás de Sigala.

La actual construcción data de mediados del siglo XVIII. Sus propietarios no tenían ningún relieve social. Se habían establecido en Venezuela y la pusieron a rentar. El primer inquilino que la habitó fue el vasco Domingo Galdós y Alcorta, que había venido a la Isla desde Madrid en 1776 como familiar de Francisco Javier de Izurriaga, oidor fiscal de la Real Audiencia de estas Islas, y que pronto ocupó el cargo de receptor del Santo Oficio de la Inquisición canaria.

Después de la estancia del abuelo de Benito Pérez Galdós moraron otros vecinos. Hubo un sastre, un zapatero acomodado y un escribano de la audiencia. A finales de la década de 1840 la casa se encontraba desocupada. Esta situación logró que la prestasen al cura párroco de la recién estrenada parroquia de Santo Domingo de Guzmán. Concretamente era el año 1848, fecha de la gran hambruna padecida en la isla de Fuerteventura. Los majoreros huidos de su tierra se avecindaron por estos contornos de Vegueta, y el humanitario sacerdote procuró ayudarles recolectando por el resto de la Isla víveres para poder sustentarlos. Los habitáculos bajos del inmueble sirvieron de despensa para guardar los granos recolectados. Aquel año de 1848 visitó la Isla el clérigo catalán Antonio María Claret y vivió durante el mes de mayo en la iglesia vecina. Hay testimonios orales familiares que acreditan que el futuro santo visitó en dos ocasiones esta casa. Aunque no existe constancia documental no resulta difícil suponer que así ocurriera. Lo que sí ocurrió tres años después fue la trágica epidemia del cólera morbo asiático desatada en la primavera de 1851. La casa la seguía detentando en calidad de préstamo el párroco de Santo Domingo, don Antonio Vicente González Suárez. Aquella oportunidad posibilitó que el clérigo habilitara en las dependencias un improvisado hospitalillo para acoger a los moribundos de aquel contagio que se iba encontrando por las calles. Según refiere el vicario don Juan Artiles Sánchez en su obra Y no encontraron su tumba, cada mañana después de la misa de siete que el sacerdote celebraba en la iglesia vecina, se trasladaba a esta casa para visitar y dar consuelo a sus enfermos. La infección de aquel terrible azote le atrapó, y el día d 20 de junio del funesto año de 1851, al salir de esta casa e intentar franquear el cancel, cayó muerto en el suelo. En esta plaza de Santo Domingo hay dos lápidas que lo recuerdan y en el Vaticano se sigue causa de canonización para elevar a este hijo de Agüimes a los altares.

Tras la muerte del sacerdote la casa estuvo cuatro años cerrada. En septiembre de 1855 llegan a las Palmas desde Venezuela Luis López Botas con su mujer y diez hijos, siendo el mayor de ellos José Antonio López Echegarreta. El canario trae desde Caracas el contrato de inquilinato y el título de cónsul de la República venezolana que firma el ministro de Relaciones Exteriores. En este inmueble se abre, por tanto, la representación diplomática, siendo el primer consulado americano establecido en la Isla.

Como anécdota referiré que aquel nombramiento fue imputado por el cónsul de Venezuela en Tenerife, Pedro Bernardo Forstall, argumentando que siendo la vecina isla la capital del Archipiélago y sede de todas las cancillerías diplomáticas, consideraba que el representante de Las Palmas tenía que asumir un viceconsulado y estar a sus órdenes. Pero por carta, que curiosamente se conserva en el archivo de este Instituto, el ministro aclaró que cada capital tenía la categoría de cónsules y eran totalmente independientes. Don Luis López Botas, que junto con su hermano Antonio dieron nombre a la calle trasera de este inmueble, también abrió aquí una oficina consignataria. Era la época que empieza de nuevo a fortalecerse la emigración hacia Venezuela y López Botas representaba como agente los vapores correos con destino al puerto de la Guaira.

Con la muerte del cónsul y la de su hijo, el citado José Antonio López Echegarreta, que aunque nacido en Caracas se consideraba canario y fue el primer isleño que obtuvo el título profesional de arquitecto por la Real Academia de San Fernando, y que en esta casa proyectó la alineación y ensanche de la calle de Triana y confeccionó las primeras ordenanzas municipales sobre la construcción en Canarias, la finca quedó nuevamente desocupada. Fue puesta a la venta y adquirida en 1865 por Vicente Marichal Cabrera, un curioso personaje muy tratado en la obra de don Juan Bosch Millares sobre la medicina en Gran Canaria. Desde entonces, la casa ha permanecido en la misma familia. En 1993 se encuentra una vez más desocupada y también bastante dañada por los años. Fue entonces cuando comenzó a rehabilitarse para que fuera la sede oficial de nuestro Instituto. Nunca se pensó que se tardara tanto tiempo en remozarla. Desde un primer momento se pretendió no adulterar su época, su estilo y sus características arquitectónicas. Y creemos que ha valido la pena. Otra circunstancia que tal vez no venga al caso pero la consideramos curiosa. En dependencias de esta casa nació en 1963 Luis del Río Montesdeoca, el delegado de la Fiscalía Anticorrupción en Las Palmas y teniente fiscal de la comunidad autónoma.

Hoy en esta sede se alberga un magnífico archivo que puede presumir de tener en sus carpetas referencias de todas las familias del Archipiélago, desde sus orígenes a la actualidad. Cuenta con toda la documentación extractada existente de la historia de la isla de Lanzarote. Fichas exhaustivas de todos los sacramentos celebrados en sus parroquias y reseñas pormenorizadas de los protocolos de sus escribanos. Un magnífico legado que fue dejado en testamento a nuestra Institución por Gerardo Morales Martinón. Y así podríamos mencionar otras importantes donaciones de fundamental interés para la sociedad.

Queremos terminar nuestras palabras en esta jornada de júbilo mencionando con afecto los nombres de Ignacio Díaz de Aguilar y Elízaga, Agustín Manrique de Lara y Bravo de Laguna y a Salvador Cabrera Aduaín de Zumalave, los presidentes que nos precedieron y que en todo momento mostraron su entusiasmo para que la sede oficial llegase a ser realidad. También queremos manifestar públicamente nuestra satisfacción de estar presididos por don Antonio de Bèthencourt Massieu, hoy la máxima referencia cultural del Archipiélago, y por don Alejandro del Castillo Bravo de Laguna, que preside el cuerpo colegiado de Caballeros y Damas de la Institución.


http://www.laprovincia.es/las-palmas/2014/07/02/sede-historica-instituto-fernando-guanarteme/617910.html